P6030237.jpg

 

Islandia.

Junio, 2016. 
64° 7' 41.8368'' N / 21° 49' 39.9864'' W

Tal vez fuese porque durante aquellos días apenas dormimos unas horas, pero recuerdo todo lo sucedido como si fuera un sueño. Cuando la medianoche se acercaba, el Sol apenas se dignaba a rozar la línea del horizonte. Permanecía allí, pendiendo de un hilo, ejerciendo una extraña danza de luces que se filtraban entre las nubes y los reflejos en el mar.

Unas horas más tarde retomaba su ascenso a lo más alto, dejándonos siempre, pobres mortales, con los amaneceres más bonitos de nuestras vidas. 

 
P6040295.jpg

Esto sucedía una y otra vez, causándonos esta necesidad, como si fuera una adicción que nos empujaba a viajar tan sólo de noche. Mientras otros dormían, nosotros permanecíamos despiertos, conduciendo por carreteras desiertas, disfrutando cada segundo de aquel maravilloso espectáculo.

A veces, la niebla tomaba la isla y la hacía suya en cuestión de minutos. Una gran masa de nubes asaltaba la costa cual gigante conquistando nuevos territorios. Nosotros sólo estábamos allí para contemplarlo, diminutos testigos, de repente rodeados por la nada en una extraña tierra, sin poder hacer nada, como el que es consciente de que está soñando, pero no puede - o no quiere - despertarse.

 
P6060008.jpg
church iceland
 
P1010010-Editar.jpg
P6050009.jpg
P6030268.jpg
P6030168.jpg
P6050059.jpg
Jeep Iceland
P6060082.jpg